Implantes dentales y sus dudas más frecuentes
24 febrero, 2017
Análisis clínicos: cómo ayudan a mejorar mi salud
25 marzo, 2017

La unidad del dolor y su importancia en los pacientes

La unidad del dolor es un área especializada en el tratamiento de cuadros complejos y no tan complejos. Se aplica en pacientes que precisan técnicas fuera de lo habitual y necesitan fármacos para aliviar sus intensos dolores, después de comprobar que los medicamentos convencionales no funcionan con ellos.

Esta asistencia es multidisciplinar, pero es el área de anestesia la que se encarga de la Unidad del Dolor. Los especialistas del área de Anestesia, Reanimación y Tratamiento del Dolor de CCM Cantabria proponen un plan de tratamiento con el que recuperar la calidad de vida de los pacientes, por eso este apartado es tan importante para ellos.

La Unidad del Dolor puede tratar un dolor crónico, es decir, continuado a lo largo del tiempo, o un dolor agudo, que suele ser más frecuente después de someterse a una operación.

Los pacientes con problemas de columnas, dolor de espalda o dolor miofascial también acuden con frecuencia a la Unidad del Dolor que hay en Santa Cruz de Bezana (Cantabria). En ocasiones, el origen del problema afecta a la traumatología, la neurología, la oncología o a cualquier otra especialidad. Aquí reside la importancia de acudir a un centro de consultas médicas donde se reúnan diferentes áreas de la salud, para que los pacientes vean mejorado el servicio que reciben. El ambiente interdisciplinar de CCM ayuda a un mejor funcionamiento del centro, lo que repercute en el buen trato en las personas que aquí acuden, procedentes sobre todo de la Comunidad de Cantabria.

El tratamiento debe asignarse según cada caso, recurriendo a prescripciones que combinan rehabilitación, técnicas quirúrgicas, fármacos y apoyo psicológico.

“Tanto la predisposición del paciente como el apoyo y comprensión de la familia son fundamentales para que el tratamiento sea efectivo”, explica el Dr. Manuel Buitrago Alonso.

En España, el dolor crónico afecta a más de 6 millones de personas. Este problema fue reconocido por la Organización Mundial de la Salud en el año 2008 como una enfermedad propia y no como un síntoma de otras patologías. Las primeras unidades del dolor se crearon en Estados Unidos y cada vez están más especializadas.

Una vida sin dolor es a la que aspira cualquier enfermo y recuperar el bienestar el objetivo de los profesionales de CCM Cantabria.